jueves, 25 de marzo de 2010

POR EL HUECO DE LA ESCALERA


Se cayo el beso por el hueco de la escalera,

transformando el escalofrio de la caricia

en un sutil gesto que marcaba mi piel,

como la tiza el ladrillo.